Click acá para ir directamente al contenido

Actualidad

Urólogo Usach: "Las vasectomías en Chile han aumentado por una mayor educación sobre la planificación familiar"

El especialista indica que el procedimiento de anticoncepción masculina ha crecido en más de un 1000% respecto a los últimos años. Felipe Martínez, transportista de 35 años, se realizó el procedimiento en 2023 y destaca su rápida recuperación y efectividad: “A los dos días ya estaba manejando”, indica.

  • Comparte
  • Disminuir tamaño de letra
  • Aumentar tamaño de letra
  • Raúl Gutiérrez Velásquez

  • Jueves 4 de julio de 2024 | 14:41

Hace algunos días, un estudio elaborado por el Departamento de Estadísticas e Información (DEIS) señaló que, durante la última década, las vasectomías realizadas en Chile experimentaron un explosivo crecimiento de 500%. Una cifra llamativa si se compara con lo que antes pasaba en el país respecto a los métodos de anticoncepción masculina.

Y ese porcentaje da cuenta de un hecho concreto: cada vez hay más información y menos tabúes con respecto a este procedimiento, al que incluso se puede acceder a través del bono PAD Fonasa (el beneficio que permite acceder a distintos paquetes de prestaciones en salud pagando un precio fijo).

Para el cirujano urólogo y académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), Sebastián Orellana, las cifras entregadas por el organismo dependiente de la Subsecretaría de Salud Pública están largamente superadas: “la vasectomía en Chile ha aumentado en más de 1000%. Esto se debe a una mayor consciencia y educación en torno a los temas de planificación familiar”, explica.

El médico sostiene que esto se sustenta en “cambios en las dinámicas de género y en la responsabilidad compartida donde la anticoncepción ahora se traspasa al hombre”. Y esta realidad se complementa con las posibilidades de atención que hoy tienen las personas que toman la decisión de realizarse esta operación

¿En qué consiste una vasectomía?

En términos simples, durante la cirugía se cortan los conductos deferentes (que son tubos con forma de espiral a través de los cuales se trasportan los espermatozoides fuera de los testículos a través del semen). El especialista de la Usach indica que esto se hace a través de incisiones pequeñas (menores a un centímetro) en la piel del escroto. Luego, se hace el procedimiento para separar los conductos deferentes. Finalmente, se cierra la piel y el paciente queda en recuperación.

Además, se trata de un procedimiento ambulatorio que no requiere de exámenes previos  a menos que la persona tenga diabetes o hipertensión o alguna enfermedad de ese tipo, que se realiza con anestesia local y en el que se puede aplicar, o no, la sedación. En términos de tiempo, el paso por el quirófano puede demorar entre 20 a 30 minutos, y el postoperatorio, cerca de dos o tres horas. Tras eso, la persona puede irse tranquilamente. 

“El principal beneficio de una vasectomía es su alta eficacia, con un éxito superior al 99%. Además es una operación sencilla y con una muy buena recuperación”, sostiene el urólogo Sebastián Orellana.

Lo anterior es refrendado por Felipe Martínez, transportista de 35 años que , en enero de 2023, decidió hacerse una vasectomía con el médico Víctor Avillo en la clínica WLK de Providencia. Esto, tras tres hijos, y luego de meditarlo con su esposa

“El proceso en sí duró unos treinta minutos y después pasé a una sala de recuperación. Ahí estás entre dos y tres horas. Ahí hay que esperar dos cosas para recibir el alta: que te despiertes de la sedación y que puedas orinar. Si eso no pasa, puedes esperar incluso un día”, explica.

“Después de pasar por el pabellón, yo sentí un dolor similar al de un pelotazo o al de una patada, pero al día siguiente ya es todo normal. Las curaciones posteriores te las haces tú mismo con las indicaciones que da el doctor. Te dejan dos puntos que se caen solos al poco tiempo. Yo, a los dos días, estaba caminando normal”, sostiene.

Orellana firma que el porcentaje de pacientes que queda con algunas molestias (como mínimos dolencias crónicos en los testículos) no supera el 2%. Eso sí, como en cualquier tipo de cirugías existen los riesgos de complicaciones postoperatorias como los hematomas o las infecciones, “por lo que es importante un reposo los primeros días”. 

Además, el académico de la Usach señala que las relaciones sexuales se pueden retomar, con normalidad, luego de una semana de la operación “pero manteniendo los métodos anticonceptivos (preservativos)”. “Esos se pueden eliminar tres meses después del procedimiento y luego de los resultados de un espermiograma (el examen en que se mide la calidad y cantidad de semen y de los espermatozoides de una persona)”.

Operación reversible

Por otro lado, el especialista de la Facultad de Ciencias Médicas subraya un hecho no menor: en el caso de que existan pacientes que quieran revertir una vasectomía, dicho procedimiento es posible. “Eso sí, es una cirugía mucho más compleja y que consiste en volver a unir los conductos deferentes. Cada vez hay más experiencia en su aplicación, pero no está asegurada una tasa del 100% de eficacia”.

Además, el urólogo asevera que, en este tipo de casos, hay que considerar los años que han pasado desde la realización de la operación. La reversión del procedimiento tiene mayor efectividad si es que ocurre en menos de 10 años después de la operación. Si se hace después, la efectividad disminuye notablemente”.

La superación de los tabúes 

“Yo creo que ya no existen. Conversando con mi médico me contó que todos los miércoles estaba operando entre 10 a 20 jóvenes. Las razones, me dice, es que muchos no quieren ser papás jóvenes ya que tienen otro tipo de prioridades”, asevera Felipe Martínez. “De hecho, yo ya les recomendé el procedimiento a dos amigos que tienen una realidad similar a la mía”. 

Sobre este punto, el urólogo Usach comenta que los tabúes “son completamente errados. Por ejemplo, no es cierto que la vasectomía signifique pérdida de masculinidad o que tenga efectos negativos en la virilidad. Es más, no genera riesgos a niveles hormonales”.

Finalmente, el doctor Orellana recalca que la edad no es un factor que influya para la realización del procedimiento indicando que “eso queda a la absoluta consciencia del paciente. Va a depender de la preferencia que tenga la persona”.

Leer también